Historias

Una historia que contar

imagen archivo ignacioJuan Ignacio Paulino Ramírez Calzada mejor conocido por su pseudónimo periodístico de El Nigromante, nació el 22 junio de 1818 en la Villa de San Miguel el Grande, hoy San Miguel de Allende, Guanajuato. Sus padres fueron el señor José Lino Ramírez, insurgente durante la Guerra de Independencia y la señora Ana María Guadalupe Sinforosa Calzada, ambos indígenas puros.

Ignacio Ramírez inició sus estudios en la ciudad de Querétaro, sin embargo, por razones de índole política tuvo que emigrar junto con su familia a la Ciudad de México.

Al llegar a la ciudad de México contaba con la edad de 16 años y en 1835 ingresó al Colegio de San Gregorio, espacio que sirvió de plataforma intelectual para desarrollar su pensamiento racional y científico, con una clara perspectiva liberal. En 1841 decidió ingresar a la Escuela de Jurisprudencia y en 1845 alcanzó el grado de abogado por la Universidad Pontificia de México. Perteneció a la Academia de San Juan de Letrán, donde pronunció un polémico discurso en el cual hacía clara su duda sobre la existencia de Dios.
En el terreno de la política fue uno de los más destacados miembros del movimiento liberal, motivo por el cual tuvo que sufrir penas de destierro y encarcelamiento.

En 1845 junto con Guillermo Prieto y Manuel Payno, inició su carrera literaria y periodística al editar "Don Simplicio", donde firmaba con el pseudónimo de "El Nigromante", ésta publicación sirvió para difundir sus ideas liberales y condenar los actos del gobierno conservador.
Su contribución periodística se distingue por una fuerte crítica revolucionaria y clara tendencia liberal, que hacía expresa su inconformidad hacia el clero. Otras participaciones periodísticas fueron, en 1857, en compañía de Alfredo Bablot, "El Clamor Progresista". En ese mismo año, junto con sus discípulos Ignacio Manuel Altamirano y Guillermo Prieto fundó El Correo de México, además de que participó en publicaciones como: "El Renacimiento", El siglo Diez y Nueve y el Monitor Republicano.

imagen archivo ignacio001Ignacio Ramírez fundó y dirigió el periódico político Temis y Deucalión, donde publicó el artículo "A los Yndios", por el cual fue enjuiciado el 6 de abril de 1850 por el delito de imprenta. Cabe señalar que en el Archivo Histórico del Poder Judicial del Estado de México se resguarda el expediente del juicio que se instruyó en su contra. El citado artículo fue considerado como escandaloso y sedicioso y llamó fuertemente la atención pública porque abordó temas como la elección del Presidente de la República, cuestionó la elección del Sr. Riva Palacio como gobernador del Estado de México, denunció las injusticias y atropellos cometidos contra los indios, exhortándoles a rebelarse en contra de sus opresores y a votar en las elecciones por los puros (alusión que hacía a los liberales).

Todo indio debe ser puro, porque los indios son desgraciados y los puros quieren que todos los desgraciados mejoren su suerte. Vuestros enemigos os quitan vuestras tierras, os compran á vil precio vuestras cosechas, os escasean el agua aun para apagar vuestra sed, nos obligan a cuidar como soldados sus fincas, os pagan con vales, os maltratan, os enseñan mil errores, os confiesan y casan por dinero, y os sujetan á obrar por leyes que no conocéis; los puros os ofrecen que vuestros jueces saldrán de vuestro seno, y vuestras leyes de vuestras costumbres, que la nación mantendrá á vuestros curas, que tendréis tierra y agua, que vuestras personas serán respetadas, y que vuestros ayuntamientos tendrán fondos para procurar vuestra instrucción y proporcionaros otros beneficios1.

Como reacción inmediata, el Secretario de Gobierno Manuel García Aguirre, por instrucción del Gobernador Mariano Riva Palacio, denunció el artículo ante el fiscal de Toluca por el delito de imprenta y solicitó que se procediera de manera judicial contra Ramírez por sedición, calumnias e incitación a la desobediencia; no obstante, el fiscal sólo consideró que procedía el último cargo.
Durante el proceso, el juez Manuel Gracida convocó a un jurado de diez personas que estarían a cargo del juicio de "El Nigromante". No obstante, éste decidió llevar a cabo su propia defensa y otorgó una fianza para someterse a juicio en libertad.


imagen archivo ignacio002Este ministerio fiscal de imprenta ha recibido una comunicación dirigida por el señor Secretario de justicia, cuyo tenor es el que en copia acompaño a usted. Por su contenido vera que expresamente se me previene proceda desde luego a denunciar el articulo cuyo rubro es A los Yndios, impreso en el número 2 del periódico titulado Temis y Deucalion, que se publica en la Tipografía de Quijano, sita en el 2° callejón de Zaraperos n° 1°. El Supremo Gobierno ha procurado fundar largamente que el citado escrito es denunciable considerándolo sedicioso, difamatorio, e incitador a la desobediencia; y bajo estas calificaciones previene se verifique la denuncia. El que suscribe ha sido siempre de sentir que en materia de libertad de imprenta bien pueden circular todos los escritos políticos en los que no se ataque o vulnere la vida privada de los CC.

Sea cual fuere su estado y condición. La razón de esto es que en su concepto, la opinión pública es el juez más imparcial para calificar un escrito y darle aceptación si la merece o relegarlo al olvido. Semejantes ideas tienen en su apoyo la tolerancia casi universal que se observa en la Capital de la Republica donde residen los Supremos Poderes de la Unión y en las demás Capitales de los Estados, con toda clase de escritos y producciones, aun del genero del referido artículo con excepción tan solo de aquellos en los que se ofende el honor y reputación ya sea de los particulares o de los funcionarios públicos en su vida privada, en cuyos casos la acción para denunciar se ha considerado por costumbre más bien como privada que como pública.


Por esta causa el fiscal que subscribe no habría procedido de oficio tratándose de escritos como el presente, y solo lo hace en cumplimiento estricto del penoso deber que por las leyes le incumbe, a virtud de la excitativa que ha recibido del Supremo Gobierno. Pudiera haber renunciado el cargo de fiscal; pero en las presentes circunstancias no le ha parecido ni prudente ni decorosa; y espera que en este pacto el juicio de sus conciudadanos le sea favorable.imagen archivo ignacio003

Sin embargo, entrando ya a las diversas calificaciones que el Supremo gobierno ha dado al artículo titulado A los Yndios, este ministerio opina por qué no puede ser examinado en juicio ni bajo el carácter de sedicioso ni menos aún con el difamatorio de las Supremas autoridades en la acepción jurídica de estas palabras. En consecuencia sólo podrá someterse al fallo del jurado el citado impreso, en fuerza de la tercera calificación que le ha dado el Supremo Gobierno, es decir de incitador a la desobediencia. El juicio de un jurado imparcial puede considerarse como la expresión aunque imperfecta de la opinión pública; y bajo este punto de vista el fiscal no ha titubeado en apelar a ella para que en el presente caso bajo la salvaguardia de las formulas pronuncie su fallo severo y supremo sobre el impreso referido.

Concluye el fiscal pidiendo por lo mismo que Usted se sirva convocar a los jurados conforme al artículo 31 de la ley de 14 de noviembre de 1846, publicada en el estado el 23 de diciembre del mismo año, a fin de que practicándose previamente las disposiciones conducentes de la misma ley se proceda a examinar el artículo titulado A los Yndios bajo la sola calificación de incitador a la desobediencia que es una de las que ha recibido en la citada nota del supremo Gobierno, por cuya excitativa procede este ministerio. Toluca abril 11 de 1850. Lic. Eulogio Barrera2.

Así en medio de un revuelo Ignacio Ramírez quedó absuelto de todo cargo:
"El señor Medina contó los votos y dio a conocer el resultado: ocho por la absolución y dos por la condena. Los cargos no habían sido probados ni había evidencia de que se hubiera cometido algún delito con este veredicto, Ignacio Ramírez quedó libre y recuperó su fianza".

 


1 Periódico Temis y Deucalion, T. I, 6 de abril de 1850. El expediente instruido en contra de Ignacio Ramírez contiene un ejemplar de éste periódico.

2 AHPJEM, Fondo reservado, Expediente instruido sobre la denuncia del artículo A los Yndios impreso en el Periódico titulado Temis y Deucalion, Toluca, exp. s/n, 1850.